fbpx

Comencé a discernir que era lo que me brindaba un verdadero gozo, lo que me provocaba una verdadera dicha, y no solo un momento de placer o de satisfacción, no, no solo una sensación como de seguridad… No eso, sino que cosas suscitaban un verdadero gozo.

Y descubrí que lo que siempre me había dado gozo era estar dispuesto a entregarme a un sobrecogimiento ante el misterio

(Jesús – «La Vía de la transformación»)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies